Mark Hamill cumple 60 años: el camino del héroe

1. Mundo ordinario
Cuarto hermano de siete. Hijo de capitán de la armada de Estados Unidos, familia rodante. Era un nombre común entre nombres comunes: Mark, hijo de William y Suzanne, hermano de Willie, Terry, Jan, Jeanie, Kim y Patrick. Un nómade que se mudó hasta perder la cuenta, aunque si se debe centrar su vida en una ciudad, esa es Oakland, la que lo vio nacer. Nada en él presagiaba lo extraordinario, a pesar de la poco excepcional excepción de ser zurdo.

2. La llamada de la aventura

Soñaba con ser actor, como tantos, pero sus hermanos médicos le sacaban suspiros a papá y mamá. En la escuela probó suerte en las tablas y aunque pudo haberle dado algunas satisfacciones, su incipiente carrera debió mudarse una temporada a Japón, nuevo escenario laboral del patriarca Hamill.

En modernos televisores de la década del 50, Mark aprendió rudimentos del japonés junto a Lucille Ball y su “Yo amo a Lucy”. De la pantalla aún lo separaba ese abismal camino, la pantalla misma. Por el momento, sus sueños sólo se traducían en puestas escolares y niponas de Peanuts, con él como Snoopy.

 

3. Reticencia del héroe o rechazo de la llamada

Llegó 1969 y con el cambio de décadas pisando los talones, la familia retornó a California. Mark estaba cerca de los 20 y las ganas de actuar ya pasaban a ser algo muy parecido a la vocación. Así, cambió las balas de Vietnam y las ilusiones bélicas de su padre por dos años de enseñanza teatral en Los Angeles City Collage.

Sintió el calor de los focos un año después de su regreso a la tierra natal. Fue en “El show de Bill Cosby”, primer paso de los difíciles meses como actor de reparto. Llegó a tener un personaje, el primero de su carrera, en  “Hospital Central”. Dejó de ser Mark para ser Kent Murray y vio cómo su nombre lo abandonaba un rato. Esta vez por un rato.

4. Encuentro con el mentor o ayuda sobrenatural

La primera vez que se sentó ante un tipo de voz rasposa y barba tupida fue en el casting de “American Graffiti”. Pero George Lucas no estuvo interesado en él y quizás Mark se retiró resignado y sin cruzar la vista con un Ron Howard, algún Richard Dreyfuss o un tal Harrison Ford que habrían tenido mejor suerte esa tarde. Volvería a cruzarse con éste último en los últimos meses de 1976, en las audiciones de “Star Wars”, algo que sonaba más a locura académica que proyecto propiamente dicho. Cuando supo que tenía el papel, se enteró del nombre que llevaría para el resto de su vida. Señor Luke Skywalker, ha sido aceptado para tomar el lugar de Mark Hamill.

5. Cruce del primer umbral


De pronto la idea loca del gordito que se sentaba atrás de cámara y no hablaba demasiado con los actores pasó a convertirse en algo grande. De esas cosas grandes que dan vértigo y curiosidad a la vez. Star Wars pasaba a transformarse en algo que se parió con negativas, trabas y desazones, pero que más tarde llenaba salas, más de las pautadas. De repente se trataba del evento del año, el suceso de la década, el comienzo de una era. Como una bola de nieve, la ignota cada del pibe de Oakland era el símbolo del último coletazo de los 70 y nadie sabía, siquiera, cómo se llamaba realmente. Lo cierto es que ya cobraba 650.000 dólares, con todo lo que implicaba hace 30 y pico de años.

Pero había algo, además de su unión de aquí a la eternidad con todo lo que significara George Lucas, y era un contrato con la ABC que lo había atado a la serie “Eight Is Enough” el mismo año en que debutaría con el sable laser. Quiso aprovechar el título del programa y ponerle fin a esa unión pero los productores, sabiendo que estaban ante la próxima figurita difícil de Hollywood, le aseguraron que si él no participaba la serie sería cancelada. Y los juicios tenían nombre de Jedi como responsable.

6. Pruebas, aliados y enemigos

Una noche Mark se subió a un BMW que había comprado poco tiempo antes y lo manejó a toda velocidad por la autopista. Es que su vida iba más rápido y no pudo alcanzarla ni siquiera cuando salió volando por el parabrisas y su cara de comercial de cereal que inundaba las revistas se convirtió en poco más que una parodia. Tuvo varias operaciones debido a la fractura de pómulo y nariz, y aunque al principio sólo fueron cicatrices y una perceptible hemiplejia, los médicos le advirtieron que con los años el panorama empeoraría.

No volvió a la serie de ABC y “Empire Strikes Back” tuvo su escena ad hoc en los fríos escenarios de Hoth para justificar la convalecencia de su protagonista. Un Wampa (criatura ficcional de las nieves) puso en canon ese atolondrado giro dramático en la vida de Hamill.

 7. Acercamiento

La fama absoluta lo anestesió hasta 1983. No había palabras para describir a Star Wars más allá de esas dos mismas palabras. Mark era un poster, una taza, un muñeco, una lunchera, una revista, una remera, era muchos, demasiados dólares. Vivía en la ilusión de que el cuento de Lucas no terminaría nunca y hasta ese último momento en que Luke se irguió sobre el cadáver calcinado de Vader, Hamill supo que su vida real estaba en stand by.

Las ofertas alternativas, además, no escaseaban. Era Luke haciendo de Kenneth en “Corvette Summer”, de Griff en “The Big Red One”, de Conrad en “The Night the lights went out in Georgia”, de Red en “Hospital Britannia”, de Jonathan en “Amazing Tales”, de Danny en “Alfred Hitchcock Presenta: Man on the edge”… pero era siempre Luke Skywalker.

8. Prueba difícil o traumática

Un día hubo que levantar campamento. El staff a pleno aplaudió la última escena rodada de “Return of the Jedi” y de pronto se terminó la fiesta. Quedaban los fans y los ahorros, pero se venía lo difícil: volver a ser Mark Hamill. Cuando el mundo vio el duelo final, más verbal que físico, entre Luke y Vader, el chico real estaba pateando los caminos de Estados Unidos con la gira de la obra que lo tenía por protagonista, “Amadeus”. Ya se tanteaba una versión fílmica y Mark encontraba el lugar para despegarse de Skywalker antes de que le empezara a pesar demasiado.

Daba el perfil, tenía experiencia, tenía éxito, pero Tom Hulce tenía todo eso y no tenía a Star Wars. Cuando a Hamill le negaron repetir su papel de Mozart en la película de 1984, cuenta la leyenda que una voz anónima de productor le sintetizó a su peor enemigo: “Luke Skywalker no es Mozart”.

Durante casi una década Mark Hamill prácticamente desapareció del mapa. Sus roles en películas eran espaciados, cuando no olvidables y vivía de una suerte de subsidio que Lucas le daba a los actores de Star Wars para que no cayeran, en su mayoría, en la miseria. Mark ya tenía tres hijos, poco más de 30 y un problema de identidad pocas veces visto. Mientras que todos los conocían por su personaje más importante, su aspecto se dedicaba a alejarlo cada vez más de ese lugar. Era, pero no era.

9. Recompensa

Había algo, una sola cosa, que permanecía como siempre: la voz. Ya había probado suerte en su año bisagra (1977) en “Wizards” y aunque por algún tiempo su carrera en el doblaje fue tan accidentada como su vida, todo cerró como en un cuento. En 1993 se le animó al Joker, en Batman: mask of the phantasm. Y entonces todo volvió a su lugar. Su cara ya no era obstáculo, en ningún sentido, y desde ese momento se convirtió en la voz oficial, más querida y más reclamada del villano de Bruce Wayne.

10. El camino de vuelta

Su carrera en los 90 pivoteó entre un papel en “El Pueblo de los Malditos” y su personaje fijo en “Wing Commander”. También despuntó el fanatismo por los comics en su rol como guionista y creador del título “The Black Pearl”. Un resurgimiento humilde, de esos que hacen más honesto el regreso.

Quedaba el fantasma de Luke Skywalker, cosa que las cartas de los fans se encargaban de recordarle. Eran épocas turbias para todo el elenco, que brindaban desde un banalizado estrellato a Harrison Ford hasta ‘la caída libre de Carrie Fisher, como lado B de todo lo que ya era pasado.

11. Resurrección del héroe

Mark logró ganarle la pulseada a Skywalker de la manera más hábil: dejándolo ser. Pasó a asumir el lugar de ícono viviente participando en capítulos de Los Simpsons, Third Rock From the Sun y “Jay and Silent Bob Strike Back”.  Por fin en 2004 se le animó a la dirección y así salió “Comic Book, the movie”. Volvió a los eventos de comics y de a poco le fue molestando menos seguir en ese viaje que nunca termina.

12. Regreso con el elíxir

Hoy cumple exactamente 60 años. Y, como lo dicho en honor al aniversario de Carrie Fisher

¡Gracias por ser Mark Hamill!

Anuncios

11 comentarios

  1. Matias Gallardo

    de snoopy a star wars quien lo diria ja ja ! hablando en serio, es uno d esos actores q quedan tan pegados a un personaje q despues les cuesta volver a hacer otra cosa. me acuerdo q en una sitcom pedorra q vi hace años , aparecia en un cap hablando con un amigo q se la habia muerto el padre y el protagonista le pedia un autografo y el lo sacaba cagando. era ficcion, pero creo q en la vida real le habra pasado muchas veces algo parecido. deci q la pego con la voz del guason sino a estas alturas estaria en un loquero je je ! y q haya cumplido 60 confirma q me estoy poniendo viejo…

  2. Carlos Porto Santoro

    Luke Skywalker fue tanto un impulso como una pesada losa para Hamill… ¡Feliz cumpleaños, rebelde!

  3. Es mi actor favorito ademas me encanta es un icono gracias a star wars ademas es interesante su vida como persona y como actor es unic9o en su tipo, felix cumpleaños Mark Richard Hamill Johnson gracias por existir

  4. Si Mark pudo con el Emperador, puede también con Luke Skywalker! Felicidades Kid!

  5. Si sos un gamer clasico de PC no podes olvidarte de esto. T.T

  6. ojala postees pronto, me encanta esta pagina, no la dejes!

  7. […] Mark Hamill cumple 60 años: el camino del héroe […]

  8. […] "jqmodal", embeddedHeight: "400", embeddedWidth: "425", themeCSS: "" }); . Mark Hamill cumple 60 años: el camino del héroe « ¡Que Planeta … . Mark Hamill « […]

  9. […] Mark Hamill en su momento también habló de que Lucas le había comentado este asunto, pero nunca en términos oficiales o en plan mesa de negociación, sino como mentarios al pasar en los que el propio Mark no se imaginaba siguiendo con SW en un año tan distante como… 2011. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: