Adiós a Irvin Kershner, director de la mejor película de Star Wars.

Este post no es objetivo. Bueno, este blog nunca es objetivo (como ocurre con todo), pero en este caso quizás sea un poco más personal. Coincidiendo con la muerte de Leslie Nielsen, el pasado 27 de noviembre se supo que el director de “Empire Strikes back”, la segunda película de la trilogía clásica de Star Wars había muerto tras una larga enfermedad.

Irvin Kershner tenía 87 años y apenas 15 películas como director (de las cuales la última es Robocop II, de 1990) y aún así, su muerte dejó huérfanos a millones de fanáticos de Star Wars alrededor del mundo. Y también, vale decir, a aquellos que aún pensando que George Lucas dirigió todas las películas, habían sido tocados por El Imperio Contraataca. Lo especial de Irvin es que tomó la historia ideada por Lucas en el preciso momento en que el desafío era enorme: contra todo pronóstico, A New Hope había triunfado y era un furor, pero la secuela tenía tantas expectativas a cuestas que George decidió dar un paso al costado y dejarle el puesto de director a uno de sus profesores de la escuela de cine.

Kershner era por entonces un hombre de 57 años que había guiado mucho a  Lucas en su ópera prima “THX 1138” y hacía poco tiempo había filmado “Eyes of Laura Mars”. Cuando su intrépido alumno devenido en estrella internacional le propuso dirigir la segunda parte de su creciente franquicia, al principio Irvin tuvo dudas, pero terminó aceptando.

El desafío consistía en no hacer una simple secuela, en no repetir fórmulas, en llevar Star Wars a un lugar que sorprendiera a sus ya alucinados fanáticos y, de paso, volver a taparle la boca a los críticos de cine. El desafío era, por decirlo así, reinventar la rueda para dar paso a algo completamente diferente.

Apoyado en el guión del formidable Lawrence Kasdan y de Leight Brackett, Irvin desplegó todas sus capacidades creativas y, por sobre todo, su gran afinidad con los actores. Si la accidentada relación que Lucas establece con ellos es lo que más acertadamente se le critica, Irvin era exactamente lo contrario, un hombre que se metía en la película, que hablaba y escuchaba a todos y repetía las escenas las veces que hiciera falta. Recomiendo particularmente ver los videos del detrás de cámaras de El Imperio Contraataca, en los que se ve a Irvin continuamente interactuando con los actores, revisando el guión y cambiando sobre la marcha si eso era necesario.

Todos los actores siempre destacaron lo ameno que Irvin resultaba en el duro trabajo de un rodaje de esas características y en especial Harrison Ford siempre lo calificó como un tipo comprensivo. Recordemos que Ford es un actor que muy frecuentemente se sale de su papel y sugiere cosas a los directores. Su amigo Steven Spielberg es el que más lo ha tenido en cuenta, pero Ford también sostuvo que Irving era muy abierto a escuchar sus comentarios. Así surgió la escena romántica por antonomasia de la ciencia ficción (quizás unicamente superada por otras secuencias con los mismos personajes) de Han Solo y Leia Organa en el momento en que el capitán corelliano es congelado en carbonita. Su sintético diálogo “I love You” “I know” no sólo fue una burla a las cursilerías cinéfilas, sino un cambio hecho por Ford y Kershner luego de notar que una respuesta como “I love you too” era demasiado endulzada para un flyboy como Han.

Y así, fueron muchos los diálogos cambiados en el transcurso del rodaje, con un Irvin que, a pesar de no ser un jovencito de la talla de sus actores, siempre se desplazaba de un lado al otro del estudio interviniendo con las luces, cámaras y retoques varios del libreto.

Lamentablemente, no fueron muchas las películas que Irvin filmó posteriormente como para seguir disfrutando de sus capacidades. Apenas participó de  “Nerver say never again” de la saga Bond, “La última tentación de Cristo” como actor, “Robocop II” y el piloto televisivo de “Sea Quest”.
Luego prefirió dedicarse a la fotografía, hasta que hace tres años y medio debió suspender parte de su actividad por habérsele detectado cáncer de garganta.

Más allá de las opiniones que cada uno tenga sobre las películas de Star Wars en general y las diferencias entre ambas trilogías en particular, hay un cierto consenso de que por una serie de cuestiones técnicas y artísticas Episodio V es el film más prolijo y mejor realizado de la saga. Podría enumerar otras cien razones, mucho menos objetivas para sostenerlo, pero apoyémonos en los que saben. Sin dudas, Empire Strikes back se destaca por haber sumado una gran dosis de dramatismo al universo de George Lucas, por habernos dejado al borde del asiento con ese final angustiante y fuera de todos los cánones de su género en esa época, por  haber inaugurado el “I am your father”, por haber profundizado en todas las características de los personajes, por habernos presentado al Maestro Yoda, por haber creado el planeta más estéticamente hermoso de toda la saga (Bespin), por haber filmado el combate terrestre más genial (la batalla de Hoth), por haber hecho la historia romántica más antiromántica y real de toda la ciencia ficción (Han y Leia). Por habernos hecho entender, a la edad que sea, que antes de ver El Imperio Contraataca, no entendíamos nada.

Irvin, como en esos giros sorpresivos de las películas, murió el mismo año en que su gran film cumplió exactamente tres décadas.

Hasta siempre, Maestro. Y, sobre todo, gracias.

Que la Fuerza los acompañe!

=Malena=

Anuncios

7 comentarios

  1. Me gustó mucho el post, eso era lo primero que quería decir. Pues sí, Irvin fue un gran directo, bastante desconocidos por algunos y entre los que me incluyó, ya que yo también pensaba que Lucas había dirigido todas las películas. Ns dió la mejor elícula de la primera triología, eso seguro, después no creo que pueda compararse con la otra ya que es muy posterior. Realmente no sé porque pero sí El Imperio Cotraataca es una de las mejores.

    Saludos 😉

  2. Ha sido un post hermoso, Malena. Sin duda Irvin pasará a la inmortalidad gracias a su buen trabajo.

  3. […] Adiós a Irvin Kershner, director de la mejor película de Star Wars. […]

  4. […] Al principio llamaba la atención por la tapa con Han y Leia en un cursi momento removido por Irvin Kershner de la copia final de ESB. Se compró como se compran las cosas que aparecen así, sin […]

  5. […] nombres fueran conocidos. Un caso menos extremo, pero parecido en algún punto al de Anderson, fue Irvin Kershner, director de Empire Strikes Back, cuyo rostro algunos no conocían hasta el día de su muerte, pero […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: