#Encuesta: ¿Cuál era tu golosina radioactiva preferida?#

La última encuesta del foro contó con la participación de 133 personas! Muchas gracias a todos, y acá están los resultados con su respectivo mini informe:

NARANJÚ (19 votos – 14%)

La golosina de nosotros los pobres, tan adictiva como insalubre!. El naranjú era una suerte de hielo saborizado de manera muy artificialque venía en bolsitas de plástico. Para beberlo, debía romperse uno de los bordes de la bolsa (con los dientes, claro, usar tijerita es para chetos que veían Artemanía :P).

Obviamente había una versión original y otras tantas truchas, pero en síntesis eran igual de antihigiénicas asi que poco importaba. En los noventa, cuando volvieron a ponerse de moda, solían venir en un envoltorio doble, cosa de que la bolsita  no fuera tocada por miles de manos aunque, en parte, esa era la aventura. Como comer un chori en la costanera y sobrevivir para contarlo. Sin oponerse a la moralina de Actimel y sus campañas sanitarias, no hay infancia que valga!

El precio del naranjú, como todo, fue aumentando, pero en los tiempos del uno a uno, aunque sin una relación aparente con la convertbilidad, esta golosina salía una moneda.

Como apuntan en este su blog, uno de los grandes misterios que encerraba el Naranjú no era solamente su fabricación (y el infecto galpón en el que seguramente se producía), sino… dónde lo almacenaban los kiosqueros?? En los kioscos no hay freezers y sin embargo los naranjú siempre estaban completamente congelados. Qué misterio encerraban? Qué clase conservantes alienígenas poseían? El Departamento de Defensa estaba detrás de todo?

LENGUETAZO (9 votos, 7%)

Se trataba de un caramelo masticable gigantesco, con gusto más artificiales de lo normal, pero igual de ricos. Eran de la empresa Stani y problablemente el de gusto más misterioso (y sospechoso) era el de Manzana.

CHICLES PUAJ (30 votos, 23%)

Quizás el invento más incomprensible en materia de Golosinas. Por qué tendría tanto éxito un chicle objetivamente asqueroso. Básicamente consistía en una golosina cuya cobertura eran tan ácida que hacía lagrimear, e incluso se vendió su versión Ketchup, que era igual de fuerte y desagradable. Aún así, el desafío consistía en aguantar las ganas de escupirlo y, una vez que el extraño producto químico que lo recubría desaparecía, se convertía en un chicle bastante normal.

MIELCITAS (19 votos, 14%)

Otra golosina querida por todos y aunque su gusto no era feo, su procedencia encerraba el misterio de todo lo antes nombrado. Con un sistema de ingestión parecido al del Naranjú, estas mielcitas eran una especie de gelatina líquida de diversis sabores, que venían en pequeños sobres. Nota mental: las siguen vendiendo en el Puerto de Frutos, Tigre.

CRAZY DIPS (56 votos, 42%)

Aunque el “chupetín con polvito que explotaba” tuvo muchos nombres, la marca más famosa en desarrollarlo fue Crazy Dips, de Chupa Chups!
Básicamente consistía en un chupetín con forma de patita que venía dentro de una bolsa llena de polvo. Al hacer contacto con la saliva, esa sustancia explotaba. En el misterio colectivo quedará qué clase de material era y cuáles fueron sus valores nutritivos.

Que la Fuerza los acompañe!!

=Malena=

13 comentarios

  1. El naranju nunca me gusto…
    lo habre probado maximo 5 veces tratando de q me guste pero no hubo caso.. ademas que me hacia doler la panza xD..
    Las mielcitas no me gustan..
    Los puaj me traen buenos recuerdos xD..lastima q nunca mas los vi en ningun lugar.
    El lenguetazo de manzana no lo conocia 0.0..
    Y la patita que explota era un vicio *-* , tengo q comprar!!

  2. El Naranjú, en mi casa no me lo dejaban comprar… y en el kiosco de la escuela primaria donde cursaba no lo vendían (amargos -.-) pero siempre los… bebía cuando iba a la casa de una amiga… ¡Los dolores de estómago que me han dado pro eso!

    El Lenguetazo de manzana me encantaba, al igual que el sabor común de tutifrutti, hace tiempo que no los veo por ningún lado (y eso que encontrarse con los envoltorios tirado en las calles, fue algo más que común por muchas épocas)

    El chicle Puaj! era simplemente genial, aún recuerdo las cargadas que le hacíamos a más de un compañero descuidado (sacarle los envoltorios a los chicles, y convidárselos como caramelos sueltos) o las competencias para ver cuántos de esos aguantábamos en la boca al mismo tiempo.

    Las Mielcitas tampoco me dejaban comprar D:, pero siempre las conseguía ni bien encontraba la oportunidad… Ahora las sigo consiguiendo en el Buffet de la facu, cada vez que no tienen cambio…

    Los Crazy Dips son los mejores, creo que me llené de esos cuando era chica… Mis preferidos eran el de frutilla y uva,😀 ¡Que tiempos! ¿Los seguirán vendiendo por algún lugar?

    Genial entrada, me hiciste recordar muchas cosas😀

  3. Genial! Los venden en una facultad? Decí en cual así vamos en manada🙂

    Gracias a los dos por pasar

    • Jajaja, se los espera, la UNLZ en el pabellón de Sociales; hace una semana atrás se las conseguía rápido (estábamos en elecciones por el Centro de Estudiantes, y algunas mesas las tenían bien a la vista y así enganchar a quienes se acercaban para agarrar una)

      Aún así, de donde soy se siguen vendiendo por temporadas (igual que las gallinitas de caramelo con juguito y cucurucho de galleta), es cosa de buscar, pero se siguen encontrando😀.

  4. Gano la burguesía nomás. Yo me acuerdo q el chupetin q explotaba era caro y x eso no lo compraba, igual estaba buenisimo. Voté x el puajj xq tiene toda la onda y no era tan caro, pero bue. En el quiosco d me barrio hay un chicle parecido al puajj, me parec, pero todavia no lo probe, cuando lo pruebe les comento que onda…

  5. Wooooow, creo que podría escribir sobre todas esas golosinas! Debo admitir que en una época tampoco me dejaban ingerir el polémico Naranjú, pero en mi último año de Secundaria los comía bastante seguido, y seguían a un precio bastante accesible. Lo mejor es no pensar de donde salen (igual que con las mielcitas, prefiero no imaginarme que clase de perversas cosas pasan en su elaboración) pero al fin y al cabo son disfrutables xD;; creo que de ambos productos, mis favoritos son los de manzana (Aunque el naranjú de limón tiene lo suyo).
    Los Lengüetazo los recuerdo porque salían 10 centavos apenas salieron, y eran muy ricos (aunque nunca había notado que tenían demasiado gusto hasta que lo leí acá… el de naranja era genial!).
    Puaj! Ojalá los pudiese seguir comprando! La última vez que comí uno fue para realizar una competencia como las de antaño, pero un amigo terminó medio mal (Ha! Debiluchos!) así que quedó ahí, y desde ese día, hace unos 4 años, que no volví a comer uno:/.
    Y finalmente los Crazy Dipps, que también eran muy ricos (el chupetín en si ya era rico) y esa explosión extraña que uno jamás va a olvidar.
    No sé si alguien se acuerda que también había una especie de chicles con el mismo efecto, que si mal no recuerdo tenían un marciano en el envoltorio.
    En fin, muchas gracias por este “review” de estas grandiosas golosinas😀 Cuantos recuerdos!.
    Un abrazo grande!

  6. Hola che… ah Malena no vale! yo vote el Puaj porque no sabia qué era el Naranjú (aca toda la vida lo llamamos simplemente “juguitos”) era el que los padres decian que lo hacian con agua sucia jaja para que no lo compres, salian 10 centavos. Reconozco que tuve mi epoca de adicción jajaja.

  7. A ese Naranjú en mi pueblo le decían “Picolé”. De dónde viene el término, ni idea, para mí fue un invento local de tantos. La verdad es que, hasta que leí el post, no sabía que había sido una golosina a nivel nacional, porque allá no llegaban con ninguna marca, los hacía cualquiera, ja!!! Mis viejos no querían que los comprara porque realmente sus ingredientes eran dudosos, empezando por el agua que en mi pueblo salteño era un asquete y había que hervir antes de consumir si no querías morir lenta y dolorosamente.
    De las mielcitas esas me había olvidado totalmente, gracias por el recuerdo!!😄
    La golosina más extraña que recuerdo de mi infancia es una que vendían en el kiosco de mi colegio, le decíamos “arenita” o algo por el estilo, porque eran bolsitas que traían un polvito marrón claro y dulce que simulaba ser… “arenita”. Ahora que lo pienso, no sé cómo alguna vez pude haber comido eso, no tenía sentido, era fuckin’ polvo!!!😄 Nunca viste una golosina así?

  8. Loco se me hizo agua la boca recodando el lenguetazo y los puaj!! me re gustban..
    De todas formas el Lenguetazo lo siguen vendiendo!! el de manzana es mi favorito! Pero lo que era aun mas antihigienico era que te pasabas todo el dia jugando las manos echa un asco de lo sucias que estaban y cuando tus papas te daban una miserable moneda que con ella comprabas el mundo! te ibas corriendo al kiosko y pedias un lenguetazo.. las hacias bolitas y te la metias toda en la boca! a ver quien podia con tremendo caramelazo en la boca!!
    Y el Puaj ahora lo venden pero con otro nombre!! mi hermano el otro dia me dio uno y se mato de risa por la cara que puse…!! forro.. ni cuenta me habia dado que era uno de esos. ¬¬

  9. yo quiero LA PATITA QUE EXPLOTA!!! pero no se encuentra por acaaa!!! quiero…quierooo..quiero… sera q ue ya no la fabrican mas????

  10. primero amiga felicitarte por que haces recordar a mas de uno cuando no superabamos el metro 60 y veniamos con nuestrps delantales, que hermosa epoca, yo el naranju lo he comido en todos sus sabores, menos el de anana que no me gustaba, mi sabor preferido el de frutilla, claro que en el podio tambien estaba el blanco de limon y el de uva, vi y escuche por ahi que existia el de tutti frutti pero era jodido de conseguir, el sob que era mas largo con envoltorio no transparente y un pìnguino de logo era re feo., los puaj los probe todos y si mas que comprarlos por ricos era para haber quien se metia mas puaj en la boca y no hacia mueca alguna, y bue los demas que nombras el lenguetazo era muy rico valia 15 o 125 ctvs, estaba bueno y el otro no me cabia era muy cheto jeej!!

  11. Me encontre este articulo buscasdo en Google el paquete de las merengadas viejo que tenia un gatito, pero no lo encuentro por ningun lado! De casualidad no tendras una fotito?

    Muy buena la nota, que nostalgia recordar esos indefinidos y misteriosos sabores. Los Crazy dips me encantaban

  12. Sí,el Naranjú llegó a estar 10 centavos,me acuerdo.El más asqueroso era el de cereza;re artificial,un gusto como a jarabe tenía,jaja.Y había hasta sabor a coca-cola,no sé si se acuerdan.Cuando le pusieron doble envoltorio se complicaba al abrirlo,me quedaba la boca a la miseria.
    Y es cierto esa golosina tipo “arenita”;venía en un envoltorio cilindrico con la imagen de un personaje parecido a Gokú(claro,así vendían más,ja).
    ¿Y de casualidad nadie recuerda unos tipo snacks llamados Dulcitas?Eran riquísimos,estaban 10 centavos y había hasta gusto a dulce de leche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: